¡Gran estilo, pequeño presupuesto!

5

¡Verse bien es cuestión de estilo, no de dinero! aunque muchas veces la industria de la moda y grandes artistas, fashion bloggers o influencers vendan el concepto inverso.

 

Si bien las grandes marcas son de costo elevado, éstas no son la única opción cuando del “buen vestir” se trata. Existen tiendas de segunda mano y mercaditos locales que te brindan un mundo de posibilidades; aunque no todo es de calidad te aseguro que si sabes buscar, lograrás encontrar piezas buenas y con mucha personalidad, además los precios son bastante razonables.

 

 

Como en esta imagen en la que tanto los leggins como la blusa fueron comprados en una tienda de segunda mano en mi ciudad.

 

Sin importar el lugar en el que vivas existirán cientos de personas con pequeños emprendimientos y marcas caseras, que no sólo identifican la cultura de tu país sino que también te brindan piezas hechas a mano e incluso irrepetibles. A este aspecto yo le sumo el valor del trabajo humano, la creatividad y el esfuerzo por crear algo novedoso aún a sabiendas de lo que ofrecen los grandes de la industria.

 

 

Mas allá del costo de las prendas también entra en juego “la cantidad”. Aunque tener un guardarropa de celebridad es el sueño de muchos (el mio también, lo confieso) la realidad es que no necesitamos esa cantidad de ropa, tener cientos de piezas por lo general se traduce en utilizarlas un par de veces y luego terminar por almacenarlas ¡Así que, en lugar de comprar tanto, compremos mejor!.

 

Las piezas básicas son clave para sacarle partido a tu guardarropa. Jeans clásicos o rasgados en tonos neutros, blusas básicas en la gama de los grises o pasteles, chaquetas o cárdigans y algunos vestidos simples, siempre serán una buena opción. Pero como lo que buscamos no es un closet aburrido, recuerda siempre añadir algunas prendas que identifiquen tu personalidad y te hagan sentir cómoda ¡Recuerda que la manera en la que vistes es un reflejo de quien eres! Y no olvides darte una vuelta por el armario de tu mamá o abuelita, de seguro encontrarás algo vintage que atrapará tu atención.

 

Si eres un buen observador de seguro habrás notado que en mi instagram existen piezas que he repetido infinidad de veces. Una misma prenda puede brindarte muchas posibilidades, dependiendo de con qué las combines.

 

¡No te limites al uso habitual de una prenda! puedes utilizar tu creatividad e ingeniar una nueva manera de vestirla, como es el caso de este cárdigan que con frecuencia transformo en blusa.

 

 

Y por último, otra de las cosas que siempre me funciona es llevar las prendas que necesitan algún tipo de arreglo (bien sea ajustes en la talla, como alguna modificación del diseño de la prenda para actualizarla) a mi modista de confianza; en cada ciudad o pueblo siempre existen costureras o modistas que por buenos precios nos brindan un nuevo aire a nuestra ropa.

 


Live your dreams

Escríbeme, quiero saber de ti

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.