For Mom ¡Cuanto vales! … la verdad tras ser mamá

7

Ser mamá sin duda se ha convertido en mi carrera favorita; esa en la que ningún libro logra nutrirte lo suficiente, ningún video de youtube te permite entender a fondo “de que trata el asunto”, en la que primero recibes tu título y luego comienzas a estudiarla prácticamente bajo la “técnica” de ensayo y error.

Convertirte en madre es la experiencia más nutrida y enriquecedora de nuestras vidas, pero tal vez lo que nadie te cuenta es lo difícil y a veces cuesta arriba que se puede tornar la maternidad. Por eso hoy escribo estas líneas desde mi más profunda y absoluta sinceridad, no para demostrarte lo “perfecta madre” que soy, sino para hacerte saber que no estás sola en este proceso.

 

A ti madre…  mamá

que te escondes en la ducha para permitir que tus lágrimas fluyan sin dejar que tus hijos vean que también eres débil; a la que mira el reloj y se da cuenta que son las 8:00 pm y aún no hay cena ¡levanta el teléfono y pide pizza! para intentar enmendar el error de no haber administrado bien su tiempo; a la que pierde los estribos en algún momento y luego no sabe cómo lidiar con el sentimiento de arrepentimiento por no haber sido paciente y actuar de la forma apropiada; a quien a veces mirándose al espejo se cuestiona si está dando lo mejor de sí misma en la crianza de sus hijos; a la que revisa su cuenta bancaria con calculadora en mano e intenta ser la mejor administradora del mundo aunque su profesión sea otra; a esa que se siente agobiada de problemas pero siempre logra sacar su mejor cara para brindarle sonrisas a sus hijos; a aquel padre que por cosas de la vida también le tocó ser madre…

 

A ti ¡SÍ, justo a ti! déjame decirte que te entiendo. No sientas que eres menos por sentirte así, no creas que porque tus amigas sólo hablan maravillas de la maternidad ellas no viven lo que tu si.

 

Sólo quiero decirte que eres grande, eres fuerte y eres valiente. No porque yo lo diga sino porque tu lucha es incansable, porque tu amor de madre sobrepasa cualquier barrera, porque dentro de ti está todo lo que necesitas para ser la mejor versión de ti misma.

 

Solemos cuestionar nuestro rol de madre y a veces olvidamos que, para esos pequeños ojitos que nos miran día tras día no hay nadie en el universo más GRANDE y PERFECTA que tu ¡su mami!  mamá

Ellos simplemente ven a su gran heroína, a la Super Woman de sus sueños.

 

Y con frecuencia me pregunto si, fui yo la que decidió que ellos (mis hijos) llegaran a mi vida o fueron ellos quienes desde un plano mucho más amplio decidieron que me querían a mi como madre ¡A la final la respuesta no es importante! lo realmente mágico del asunto es que hoy somos un equipo que basa sus días en el amor y que tras cada caída simplemente miro sus ojitos llenos de inocencia y me hacen recordar que ¡todo estará bien!

 

Los momentos difíciles son pasajeros, tan sólo respira y no olvides que “al final todo estará bien y si no está bien, es porque aún no es el final”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.